Información útil

¿Qué es el Cuadro de Mando Integral (CMI), para qué sirve y cómo crearlo paso a paso?

Evalúa correctamente la gestión global de tu negocio y crea estrategias más adecuadas para mejorar su desempeño.


Seguramente has escuchado hablar acerca del Cuadro de Mando Integral, una de las herramientas más utilizadas en los negocios y eCommerce para dirigir de forma eficiente una empresa.

En este artículo veremos con más detalle la importancia de esta herramienta para las compañías, para qué sirve y de qué manera puedes aplicarlo a tu negocio. Conoce todo lo que puede ofrecerte.

¿Qué es el Cuadro de Mando Integral?

El Cuadro de Mando Integral (CMI) o también conocido como Balanced Scorecard (BSC) es una herramienta de gestión empresarial cuyo principal objetivo es evaluar el crecimiento de una organización, su rendimiento y sus objetivos estratégicos para alcanzar metas a largo plazo.

Fue elaborada por Robert Kaplan, David Norton y Maldonado, y es considerada un sistema administrativo que ofrece una visión empresarial global, es decir, que va más allá de la perspectiva financiera. 

¿Para qué sirve el CMI y por qué es importante para un negocio?

Responder a estas preguntas es muy sencillo, ya que gracias al Cuadro de Mando Integral los directivos de un negocio pueden tener una visión global del mismo desde diferentes perspectivas

De esta forma, esta herramienta les permitirá actuar rápidamente cuando surjan problemas, y al mismo tiempo tomar decisiones más acertadas, aplicando estrategias inteligentes que mejoren el desempeño de su organización.

¿Cuáles son las 4 perspectivas del Cuadro de Mando Integral?

Este instrumento de gestión organizacional está formado por 4 perspectivas en su estructura, las cuáles te explicamos detalladamente a continuación.  

Te recomendamos no sobrecargar el CMI, es decir, intenta no utilizar más de siete indicadores por perspectiva para que pueda funcionar correctamente. Aunque, esto puede variar según las características de tu empresa.  

que es el cuadro de mando integral

1. Perspectiva financiera

Aquí, en el ámbito financiero, nos enfocamos en conocer la capacidad presupuestal, el crecimiento, el valor de los accionistas y la rentabilidad que tiene nuestro negocio. 

Cuando analicemos estos datos, podremos saber si las medidas estratégicas en funcionamiento de la empresa operan correctamente con las estrategias generales y verificaremos al mismo tiempo si estas ayudan a obtener resultados óptimos.

2. Perspectiva del cliente

Desde la perspectiva del cliente, se analizan los detalles del mercado para saber qué necesita la empresa para solucionar y cubrir las necesidades de nuestros consumidores.

Esta permite que los directivos de las empresas puedan crear una estrategia con base en  los datos del mercado, que les aportará mejores rendimientos a mediano  y largo plazo.

3. Perspectiva de procesos internos

Aquí, se deben  identificar los objetivos estratégicos que están relacionados con los procedimientos internos, es decir, aquellos que nos ayuden a identificar nuestras ventajas competitivas para sobresalir en nuestro sector y a mejorar para asegurar la calidad, la rapidez y la agilidad en la operatividad del negocio.

Generalmente, los elementos estudiados en este punto son los siguientes:

  • Tiempos de respuestas
  • Coste de los productos
  • Implementación de nueva mercancía 

4. Perspectiva de aprendizaje y crecimiento

Ahora bien, por medio de este ámbito debemos plantearnos qué debemos hacer para mejorar como empresa y se enfoca en tres principales áreas:

  • Clima laboral
  • Apoyo tecnológico
  • Capital humano

En esta perspectiva, los tutores y formadores de la empresa juegan un papel importante donde tienen que evaluar tanto la actitud y comunicación existente entre los trabajadores así como la disponibilidad de los sistemas administrativos y el bienestar del empleado dentro de las instalaciones.

¿Cómo se hace un Cuadro de Mando Integral o CMI?

En este punto, ya sabes en qué consiste el Cuadro de Mando Integral y sus perspectivas. 

No olvides que no es obligatorio utilizar todos los indicadores, simplemente intenta usar aquellos que puedas observar regularmente.

Ahora veamos juntos los pasos a seguir  para crear el CMI de tu negocio.

como hacer un cuadro de mando integral

1. Definir la estrategia

Primero, debes  establecer una estrategia empresarial general bien planteada.  Incluso, antes de aplicar el CMI, debes  establecer la Misión, Visión y Valores de la empresa (enlace), así como sus objetivos estratégicos

¿Ya sabes qué  objetivos implementarás? Entonces, tendrás que seguir adelante y decidir cuáles son las iniciativas estratégicas necesarias para cumplir tus objetivos, 

2. Conocer los stakeholders

A continuación, debes saber quién es tu público de interés o Buyer Persona, es decir, proveedores, clientes, empleados, entre otros, que de alguna forma están vinculados con las labores y decisiones  de la empresa. 

Ten en cuenta que es fundamental identificarlos porque, de esta forma, sabremos cómo elaborar los lazos de cooperación con ellos para preservar su interés en la empresa.

3. Planificar los objetivos estratégicos

Dependiendo de las perspectivas que tenga nuestra empresa, podemos adaptarnos a unos objetivos luego de establecer la hoja de ruta del negocio:

  • Perspectiva financiera: el principal objetivo será obtener ganancias, eficacia en función a los costes o salud financiera a través de la disminución de costos o la subida en las ventas.
  • Perspectiva del cliente: en este ámbito debes enfocarte primordialmente en adquirir consumidores y mantener los clientes actuales, esto puedes lograrlo mejorando la experiencia del consumidor al comprar tus servicios o productos o aumentando el reconocimiento de tu marca.
  • Perspectiva de procesos internos: en esta perspectiva tendrás que asegurar que los objetivos estén en concordancia con las anteriores perspectivas. Algunos objetivos que puedes implementar son: subida en la adquisición, integración vertical o agregarle un plus a los productos o servicios.
  • Perspectiva de aprendizaje y crecimiento: los objetivos situados en este ámbito deben estar dirigidos a incrementar la capacidad I+D y la maximización de los recursos tecnológicos o del talento humano de la empresa.

Apóyate en otras herramientas estratégicas como el Análisis DAFO y el Análisis CAME para realizar una planificación más acertada y eficaz.

4. Elaborar el mapa estratégico

Una vez que hayas establecido las perspectivas y el conjunto de objetivos que forman cada ámbito de la empresa, podrás proceder a crear el mapa estratégico. En este mapa, debes indicar las causas-efecto que se produzcan entre cada perspectiva y procurar que estén en armonía con la empresa. 

Opcionalmente, puedes agrupar los distintos objetivos en temáticas dejando de lado las perspectivas.

Considera que, si tienes una empresa comprometida en satisfacer a sus clientes, generarás consumidores felices que, a su vez, adquirirán más productos o servicios que ofrezca tu negocio.

5. Establecer indicadores claves de rendimiento (KPI)

Por último, tenemos que establecer las métricas para evaluar los objetivos e iniciativas estratégicas previamente pactadas. 

No olvides que si quieres seleccionar los objetivos apropiados, es esencial que la estrategia general de tu negocio esté  correctamente determinada.

Generalmente se utilizan como base de 1 a 2 KPIs por perspectiva. Para cada una de ellas puedes aplicar alguno de los siguientes indicadores:

  • Perspectiva financiera: en este ámbito se suele utilizar la disminución de costos, fuentes alternas de ingresos o el margen de utilidad.
  • Perspectiva del cliente: principalmente será necesario centrarse en los indicadores que fortalezcan la satisfacción del consumidor, impulsar el reconocimiento de la marca o en la cuota del mercado.
  • Perspectiva de procesos internos: hay que enfocarse en cuestiones como la optimización de la calidad en los productos, incrementar la capacidad de producción, disminuir el tiempo de fabricación o los costos.
  • Perspectiva de aprendizaje y crecimiento: a través de estos indicadores lo recomendable es centrarse en mejorar las habilidades del talento humano de nuestro negocio, perfeccionar el funcionamiento de los sistemas administrativos y en crear un ambiente laboral apropiado. 

Conclusión

Como has podido ver, el Cuadro de Mando Integral es una herramienta de gestión bastante flexible y útil que te ofrece la posibilidad de conseguir una visión  general de tu negocio.

De esta manera, puedes evaluar de forma sencilla el rendimiento real de tu empresa y aplicar las estrategias necesarias para garantizar el óptimo desarrollo de tu negocio.

Ahora, con toda esta información, ¿crees que puedes crear el Cuadro de Mando Integral de tu empresa?  

¡Comparte con nosotros tus dudas en redes sociales y te ayudaremos a resolverlas!

>> También te interesa ver: